16 de noviembre de 2011

El tiempo que paso sin ti, es sólo "empo"

Es demasiado complicado estar sin ti, el tiempo que paso sin ti se va acumulando como cenizas en un cenicero, días grises y negros, largos y rutinarios, hasta que llega el fin de semana, dos tardes para verte, apenas diez horas para estar contigo, para satisfacer el mono que tengo de ti, que nunca acaba, siempre quiere más, nunca se da por satisfecho, cada vez me enamoro más y todo el tiempo que tengo para pasar contigo, pasa cómo gotas de agua en el cristal cuando vas viajando en coche, es efímero, breve, sabe a poco. Te necesito, lo sé, por que cada vez que te veo, sólo quiero que me dediques una de tus sonrisas, que me hagas olvidar todos mis problemas, sólo pido eso, una sonrisa, una simple sonrisa que me alegre el día. No es cuestión de gustos, me importas más que yo mismo, quiero ir contigo a cualquier sitio donde tengas que ir, quiero cumplir contigo todos nuestros deseos, si algo te preocupa quiero que compartamos la preocupación, quiero que si sonríes yo pueda verte, sonreír contigo y alegrarme de tu bonita sonrisa, quiero despertar cada día a tu lado, poder darte el beso de cualquier momento del día, que me hagas rabiar con cualquier cosa, me enfade e interrumpas mi pequeño cabreo con un beso y un te amo, dormir contigo, o pasar la noche en vela. 
Gracias por el regalo más grande, tú.



No hay comentarios:

Publicar un comentario