19 de enero de 2013

Mientras la lluvia cae al otro lado del cristal y la diferencia térmica va empañando los cristales, mis ganas de ti me llevan a escribir tu nombre en mi ventana, mis labios palpitan sedientos de ti, mis manos necesitan tu cuerpo y mi amor necesita de esa especie de droga que sólo tú le sabes dar.
Creo que pronto dejará de llover y sino iré a buscarte con la ropa empapada, te cogeré en brazos y esperare volver con la pretensión saciada de llevarme un beso de película bajo la lluvia y que mis labios puedan dormir un poco más tranquilos esta noche.

2 comentarios: