4 de mayo de 2013

Tu mirada me tiene secuestrado, es cuando me miras cuando me ves por dentro, cuando me despojas lentamente... Y tu voz me dice que no puede más, que necesita de mí. Y yo te doy tantos besos como me dejan mis labios, cada vez más intensamente, hasta perderme en ti. Y te acercas, me sonríes, y me deseas como la que lleva horas sin probar una gota de agua. Y yo me mojo los labios, esperando que vengas a bañarte en ellos. Te aparto el pelo del cuello y paso mi mano por él acariciándote, como si ya conociera todos los rincones de tu cuerpo. Hazme todo lo que esté prohibido, hazme el amor en horas lejanas, en lugares extraños, bajo la luna llena. Hazme nacer en la más oscura noche, lamiendo mis heridas y mordiéndome cada parte de mi cuerpo. Hazme despertar el día en medio de un suspiro de placer de calor de la luz del sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario