25 de octubre de 2014

Fuiste la primera en hacerme olvidar el mundo como lo conocía, haciendo que todos mis sentidos perdieran el norte por ti. Le prometí que estaría siempre para ella, para todo lo que necesitara, desde la más grande de las tonterías al menor de los problemas. Y no hay más. A pesar de todas las contradicciones del camino y del tiempo, seguimos uno al lado del otro y eso es lo que cuenta. No habrá nunca nada tan fuerte como esto que nos une, aseguro. Y por algo será que no cambiaría ninguno de los recuerdos de los que ella forma parte, ninguna sonrisa, especialmente las que yo le provoco. Y nunca le he fallado y me sería imposible hacerlo y se lo demostraré hasta que ella lo tenga tan metido en la cabeza que no le quede ni una sola duda de ello, estaré ahí dando de mi más de lo que di, porque ni soy perfecto ni lo seré, pero ganas de verla sonreír nunca me van a faltar, ni ganas de enamorarla y enamorarme yo más con sus ojos y su sonrisa de felicidad.

Ella es mi mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario