4 de febrero de 2015

Siempre fue mucho más fácil despertar contigo que sin ti a mi lado. Es infinitamente más fácil sobreponerse a cualquier cosa a sabiendas de que pase lo que pase tú me esperaras con las manos abiertas y yo seré rehén de tus brazos y acabaré siendo cazado por la curva que traza de lado a lado tus labios, que se llama sonrisa. ¿Acaso hay algo más bonito que verte sonreír? Yo creo que no, y si alguien discrepa es que todavía está atrapado en su mundo de egocentrismo. Espera de mí que pierda el culo por ti y tu sonrisa, porque no hay nada que más me importe en esta vida que estar a tu lado. Llámame hogar cuando tengas frío. Llámame fuerte cuando me trague mis propias lágrimas para frenar las tuyas antes de llegar a la barbilla. Llámame insomnio cuando te quite el sueño a besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario